mail.JPG
IMG_0338_edited.jpg

Letters /Cartas

 
IMG_0343.JPG
IMG_7842_edited.jpg
InHumanobajabaj.jpg
Araucania-Andina-en-baja.jpg

Hola Max,

¿Puedo escribirte en inglés? ¿Y puedes preguntarme si no entiendes algo?

Me alegra que escribas en español.

Estaba pensando que deberíamos hacer un poco de tarea entre nuestras conversaciones. Hay muchas cosas en las que estoy pensando y olvido decírtelo Pero quizás prefiera hacer un dibujo o enviar una foto, un mapa o un diagrama. Eso seria genial. Quizás mejor.

Escribí algo después de nuestra última conversación, pero olvidé enviárselo. Pero aquí está.

También quiero escribir algunas notas sobre la vida en Nueva Zelanda bajo la cuarentena, solo una serie de notas de la vida cotidiana.

una

28 March 2020

Querido Máx:

Okay

Por eso pienso

estamos hablando de resistencia

contra el virus del estado tóxico

o la máquina exterminista (como dice donna haraway, refiriéndose al capitalismo de etapa tardía)

el simbolismo paradójico de la pañuela / pañuelo / mascarilla

cara enmascarada / todo lo que podemos hacer / es resistir - con movimiento juntos o alejándose el uno del otro / un giro hacia afuera / un giro hacia adentro para evitar el derrame de bacterias

Santiago se había unido por millones / en esta fuerza de proximidad / en oleadas de ira- ¿se está deshaciendo este intenso trabajo?

con la caída dentro de la cuarentena?

¿tiene que deshacerse?

/ la resistencia tiene que desaparecer cuando la gente no puede moverse como

¿colectivo?

a.

 
IMG_0271.JPG
 
IMG_0834.JPG
TusingwireEnvelopeContents.jpg

Querido Máx:

Son las 4:45 de la mañana aquí.

Dentro de la noche muy oscura, antes del amanecer.

Estaba despierto pensando en los juegos. Hace un par de meses compramos una gran caja de dados de todo tipo. De alguna manera me recuerdan todas las visualizaciones del virus en sus curvas exponenciales, que se extienden por todo el mundo. Veces el número por esto, o por eso, las posibilidades aumentan o disminuyen dependiendo de las distancias entre ellas. Dependiendo de los espacios que logremos hacer entre toques, de la capacidad de aislamiento.

Anoche hablé con mi papá. Estaba hablando de Nueva York, cuerpos bajo sábanas blancas movidos por carretillas elevadoras. Dijo que más de 800 personas murieron en Nueva York en un día. Jeffrey recordó los mapas que te compré el año pasado, en el metro. Buques que viajan por las venas de la ciudad del cuerpo. Cada parte conlleva diversos niveles de infección de todo tipo: emoción y resistencia e inmunidad y razón y derrota y resistencia y amor y odio y patriotismo y ¿qué es lo opuesto al patriotismo?

Estaba pensando en las pinturas de la guía telefónica que tenía en esa exposición en MAC.

Mi papá está en una burbuja con su pequeño perro. Hablamos la mayoría de los días. Es extraño pensar en él solo en su pequeño pueblo sin ningún contacto humano real, por quizás muchos meses. Mi querida tía Trish está en una aldea de retiro y su cáncer es realmente grave. Siempre hemos estado muy unidos. Me preocupo por ella Todos los días le envío videos de las chicas: Elena cantando, Rosie leyendo un poema, los niños en una tienda de campaña o montando bicicleta. Realmente desearía poder hacerle el almuerzo y lavarle los platos.

Tengo una estudiante de Colombia que estudia su doctorado. Ella vive en Auckland y me preguntaba por mis amigos en Chile. Su wifi no es muy bueno, aunque vive bastante cerca de aquí. La línea es mucho más clara cuando hablo contigo o con Maca en Chile.

Cada segundo día, nuestra familia camina por un sendero hacia una playa local. Por lo general al atardecer. El color de la bahía se filtra con la luz cambiante y caminamos de regreso por la empinada pista con antorchas.

Me sigo preguntando cuál podría ser nuestro proyecto. Esta experiencia es fenomenalmente escandalosa y muy banal. Estoy feliz de tener una conversación creativa entre aquí y allá durante este bloqueo. De alguna manera calma el hecho de que no puedo salir de esta casa, porque nuestras reuniones son una especie de viaje internacional.

El festival para el que estoy haciendo una actuación fue cancelado ayer. Están haciendo una versión digital en su lugar. Me imagino enviando un conjunto de películas / obras de sonido, a pesar de que no tengo entusiasmo por la idea de un festival digital, y no creo que pueda asistir a nada. Realmente, solo quiero retirarme del mundo de la producción y la articulación en este momento, pero siento que todavía tengo la responsabilidad de mi trabajo y mi comunidad, de participar. Es una paradoja.

Es realmente una paradoja. Si lo tuviera a mi manera, creo que ahora me separaría de todo. Y realmente solo estar en la burbuja, sin ningún exterior. Pero es imposible. Por ejemplo, mis alumnos están muy entusiasmados por comunicarse. Soy un ancla para ellos. Tengo cursos para enseñar en línea. Tengo artículos para revistas y exámenes de proyectos para otras universidades. Y me encanta todo, pero si pudiera elegir, no habría internet en esta casa. Pero mientras escribo esto, no sé si me creo.

Ayer por la mañana, Rosie me miró y dijo: "Hola mamá, ¿hay algo pequeño para los gérmenes en el mundo?"

Y dije: "Creo que sí. Creo que nuestros cuerpos se convierten en patios de recreo para gérmenes. Y otros tipos de cuerpos también".

Rosie a menudo piensa en los gérmenes como si fueran del tamaño de nosotros, viviendo en familias, migrando.

Su imaginación cambia de escala constantemente.

Espero que usted y su familia estén sanos y salvos en Barrio Yungay.

Te veo pronto.

a.

 

6 April 2020

 

Querida Alys:

Estoy muy feliz de recibir su carta, ya que estoy muy feliz de hacer este proyecto de forma remota juntos. Me he sentado en el escritorio varias veces para responderle, pero estoy algo bloqueado.

Qué hermosos los pensamientos de sus hijas, tuvimos una conversación al comienzo de la cuarentena con Sol y Emilio, explicando por qué no irán a clase. Hasta ahora han sido muy buenos, Sol es mucho más fácil que yo para comunicarse con sus amigos por Zoom, aunque él es muy resistente cuando hacemos clases, Emilio, a quien siempre le ha gustado estar en casa, juega y dibuja, estaba feliz de no tener salir y tener a sus padres con él todo el día, pero ayer ya estaba pidiendo conocer a algunos amigos, - Ya no me gusta este virus, cuando papá termine, ¿quiero ver a mis amigos? Me pregunto.

Recuerdo la primera vez que presté atención al coronaviruz, estábamos profundamente inmersos en los problemas sociales que todavía tenemos desafortunadamente en Chile y que hoy, en este nuevo escenario, dará a luz, por ejemplo, al desmantelamiento que tiene la salud del estado. sufrió por décadas. Desafortunadamente, es una realidad de toda América Latina, eso es lo que anticipan las noticias que vienen de Ecuador. Pero volviendo a ese recuerdo cuando se hizo latente que el virus no era solo paranoia para mantenernos callados y dejarnos en casa en lugar de salir a protestar. Se habló de un crucero "Diamond Princess" que se mantuvo con todos sus pasajeros estacionados en las costas de Japón sin permitirles bajar. En el interior, los pasajeros aserraban en sus habitaciones, algunos chocados por claustrofobia y la posibilidad de infectarse, imagino las habitaciones con ventanas pequeñas, con poca luz natural y aire viciado; otros enfermos con tos infinita y otros muertos. Los empleados seguían cargando comida, tocaban la puerta y dejaban la bandeja en el piso, solo después de 10 segundos se podía abrir la puerta desde adentro para retirarla. El noticiero continuó diciendo: "Es el lugar más peligroso después de la provincia de Hubei, donde se originó el virus. A pesar de las escalofriantes noticias que no pude ver de cerca, todavía estaba en Asia, más bien lo pensé con imágenes cinematográficas y luego "La balsa de la medusa" de Gericault me vino a la mente, ese naufragio que representó el hundimiento de toda una sociedad en el romanticismo. En Chile todavía estábamos pensando en el coronavirus, como una farsa, que el presidente usaría a su favor, que el virus estaría principalmente en el epicentro de las protestas, sin embargo, en este punto, las teorías de la conspiración están cayendo y nos damos cuenta de que la pandemia es real y que pensar positivamente con este virus, lo que se puede esperar es que termine con el capitalista global. sistemas, un cambio que muchos de nosotros hemos pensado hasta ahora, pero no vimos forma de que se llevaría a cabo, al menos a corto plazo.

Al igual que usted, los proyectos se detienen, poco a poco entiendo que será imposible viajar este año, tuve una feria de arte en Sao Paulo, una residencia de artistas en Gotemburgo y la Bienal de Vancouver. El primero que se cancela es el de Brasil, el de Suecia, seguimos viendo cuáles son las posibilidades de hacerlo o trasladarlo para más adelante, pero después de unos días parece imposible pensar en el primer semestre, he pedido que se pospondrá para 2021, sin embargo, la burocracia funciona igual en todas partes del mundo, los fondos asignados deben gastarse este año, todavía no sé nada de Canadá, escribo al curador y él todavía piensa que Se puede hacer en septiembre. Aunque parece inútil, este año se perderá para todos ... o se ganará desde otro punto de vista ... No lo sé.

Unos días después de que se declarara una cuarentena en Chile, busqué el libro que había leído por José Saramago "Ensayo sobre la ceguera" mientras lo releía, pensé absurdamente: "Es una lástima que Saramago esté muerto". mantente vivo para ver este momento, tan bien descrito en tu libro, con la idea de que todos estábamos ciegos antes de perder la vista, solo que aquí la venda ha bajado hasta la boca. No puedo dejar de pensar en la paradoja de los últimos momentos de la sublevación social cuando se levantó una ley contra el hombre encapuchado, donde cualquiera que llevaba una bufanda en la cara fue criminalizado, cuando la gran mayoría de las personas que salieron a manifestarse Usó el pañuelo o la máscara debido a la cantidad de productos químicos que tenían las miles de bombas por segundo que arrojaron contra los manifestantes, y ahora, la correa de la barbilla se alza como un símbolo de la otra primera línea, la que está en los hospitales. tratando de salvar la vida.

Ayer, después de pedir un permiso, para salir de la cuarentena para mover a mi madre a realizar algunos trámites, miré las calles vacías y fue inevitable verlas llenas de animales y plantas cruzando el cemento, fue como continuar para ver los autos, los edificios, todos los "avances humanos" como el reflejo de una estrella que ya murió, ¿cómo será una vez que se encuentre la vacuna (o no se encuentre), aprenderemos la lección?

Tampoco sé cómo abordaremos nuestro trabajo, aunque de alguna manera ya lo estamos haciendo. Pienso en tu juego con dados, es una herramienta que podríamos usar, tal vez construir un juego. Por otro lado, también visualizo la correa de la barbilla como un elemento poderoso para trabajar.

Bueno, nos vemos mañana en nuestra reunión con mi precario inglés.

Abrazos a cada uno de ustedes.

Max

7 April

Querido Max

Esta mañana, como ha sido TODA la semana, el hogar se levantó extremadamente temprano debido al cambio de los relojes el domingo. No sé por qué esto hace que mi familia se levante MUCHO antes, pero me niego a levantarme a pesar de que estoy despierto, y esta mañana tomé tu consejo para leer Blindness de Jose Saramago. Jeffrey interrumpió mi lectura y quería hablar sobre un artículo en The Guardian sobre las recomendaciones de Trump para que las personas tomen medicamentos antipalúdicos basados ​​en métodos de prueba de charlatanes para el virus. Al pasar entre The Guardian y mi novela, terminé leyendo estos dos pasajes uno al lado del otro:

https://www.theguardian.com/world/2020/apr/02/air-canada-flight-attendant-exposed-to-covid-19

"Wilson, que trabaja para Air Canada y solicitó usar un seudónimo, recientemente completó un vuelo de regreso de Toronto a Frankfurt y de regreso. Acostumbrada a las molestias ocasionales causadas por su trabajo, se deshizo de los síntomas.

“No soy realmente un hipocondríaco. Honestamente no pensé, 'Oh, Dios mío, tengo el coronavirus' o algo así ”.

Esa noche, sin embargo, la fiebre había empezado y su pecho se apretó, como si "alguien le estuviera tirando un elástico de ambos extremos" de los pulmones. A la mañana siguiente, con su cuerpo débil y atormentado por los escalofríos, la calma de Wilson había dado paso al pánico total ... Mientras tanto, la familia de Wilson también comenzó a desarrollar síntomas: fiebre, dificultades respiratorias y dolores corporales. Mientras luchaba contra la fiebre y el cuerpo dolorido, también estaba abrumada por la culpa, creyendo que si hubiera actuado antes, reconociendo los síntomas como el coronavirus, podría haber evitado a sus dos hijas y a su esposo. Si bien los síntomas de la familia son leves en comparación con miles de casos que requieren hospitalización e intubación, el virus también tuvo un costo mental inmenso ".

Inmediatamente después de leer esto en un artículo en el Guardian de ayer, me encontré con el siguiente pasaje:

"Tan pronto como pronunció esta última palabra, su expresión cambió. Apartó a su esposa, casi violentamente, él mismo retrocedió. Manténgase alejado, no se acerque a mí, podría contagiarte, y luego golpear su frente con puños apretados, qué tonto, qué tonto, qué idiota de médico, por qué no pensé en eso antes, hemos pasado toda la noche juntos, debería haber dormido en el estudio con la puerta cerrada, e incluso así que, por favor, no digas esas cosas, lo que tiene que ser será, ven, déjame traerte un desayuno, déjame, déjame, no, no te dejaré, le gritó a su esposa, qué quieres, ir tropezando y tropezando con los muebles, buscando el teléfono sin ojos para encontrar los números que necesita en la guía telefónica, mientras observo con calma este espectáculo, metido dentro de una campana para evitar la contaminación ". (Saramago, p. 63)

Así que estoy en ese estado donde la frontera entre la realidad y la ficción se vuelve esponjosa y flexible; de ​​alguna manera, la novela de Saramago se siente mucho más cierta que los edictos idiotas de varios presidentes, y el primer ministro verdaderamente idiota de Inglaterra está en cuidados intensivos con el virus. .

Es muy difícil procesar la realidad y la "realidad" entra en la vida en fragmentos surrealistas. Jeffrey regresó de un supermercado lleno de historias de podcasts sobre Nueva York, que escuchó mientras se encontraba en la larga fila, a una distancia de 2 metros entre cada comprador, usando su máscara y guantes. Para detener la paranoia y la xenofobia. Sinceramente, Nueva Zelanda se siente más como Alemania del Este durante el reinado de la Stasi todos los días, con algo así como 13,000 personas informando que otros están rompiendo la prohibición de bloqueo. Lo encuentro realmente escalofriante.

Y parece que la megalópolis de una ciudad que visité el año pasado ahora es una ficción. Esa ciudad de Nueva York está rota. Aparentemente, el daño es peor que el 911. Es muy difícil conciliar, desde aquí, desde donde estamos, donde es tan silencioso, la luz es suave, la ciudad está tan vacía.

Ayer, escuchamos la estación de Radio Nacional, esta es una estación relativamente conservadora, con muchos oyentes mayores. El tema fue la gente que está sola y aislada, y cómo mantenerse calmado y bien mientras está solo por un período prolongado. Durante el segmento, esta mujer comenzó a dar consejos de masturbación a las personas mayores, y pensé: ¡Mierda, Arundhati Roy tiene razón, realmente estamos en un portal a otro mundo!

Estoy dando consejos sobre cómo manejar la ansiedad a los estudiantes atrapados en situaciones de vida no ideales, y obviamente, no soy un terapeuta. Hablamos de gratitud por un sistema de salud pública. Creo que podría ser importante de alguna manera compartir nuestro trabajo con los estudiantes como un ejemplo de proceso en un momento de restricción: pensar cómo esta situación está afectando a otros lugares, más allá de Nueva Zelanda, los problemas más allá de las costas pequeñas de esta pequeña nación relativamente protegida . Mis alumnos de primer año están matriculados en un curso universitario que dirijo que se llama 'Introducción a la danza y la práctica creativa', es un curso sobre creatividad interdisciplinaria, pero los alumnos ya no tienen sesiones en un estudio de danza haciendo experimentos de actuación juntos: yo ' Estoy tratando de hacer que traten sus casas como estudios y que encuentren arte en los pequeños detalles de la vida.

Para cruzar el portal que divide el arte y la vida, dar el salto donde el significado flota un poco.

Para mantener este espacio intangible de apoyo, para que sea seguro para estos estudiantes hacer cosas nuevas, entre la desestabilización.

Tengo el temor de que este proyecto se convierta en una carga para usted, en este momento donde el agotamiento del intento de procesar nuestros mundos / en la confusión entre la incredulidad y la comprensión, el duelo y la esperanza, que se sumará al peso del día . En cuyo caso debemos reorientar el método. El objetivo de este proyecto es continuar el mapeo del proyecto de bordes porosos en el momento actual / momento futuro. Siempre se trataba de compartir el proceso en aras de conectar el espacio entre mundos; lo que se haga es el resultado de lo que nuestras circunstancias nos permiten.

Como dirían val smith y Richard Orjis en su manifiesto bttm, que creo que realmente cuestiona y resiste las infecciones neoliberales del arte contemporáneo / mundo académico:

# 4. No se trata de fuera de la red. Se trata de EN la cuadrícula

# 5. Líder tribal. pudrir el sistema a través del poder fúngico

Reunirse / comer con amigos sobre bebidas a base de plantas

Aprendiendo a amar la vergüenza, los plásticos y los virus

Sí a las esculturas que flotan y se dispersan.

Sí a ideas a medias

Sí a metodologías incompletas

Sí a actuaciones subdesarrolladas

Si a la mala planificación

Sí a la confusión

Sí a una basura insignificante llamada Arte

Se necesitan dos para llegar al fondo

Moverse a una posición cómoda

O muévete a una posición que

puede que te hayas metido

antes de

- Hay una conciencia de ser cómplice, un toma y daca. y una locura. Porque para trabajar con otros necesitas trabajar dentro de otros sistemas. Hay una complejidad cómplice. agua sucia

La metodología Bttm está a medio hacer,

mitad concebido, mitad horneado.

Produciendo cualquier cosa / produciendo casi nada

Así que produzcamos cualquier cosa, tomándonos todo el tiempo que necesitemos.

xx

alys

 

Querido Máx:

Se suponía que debíamos estar hablando ahora, pero te sientes mal, así que nos hemos pospuesto para la próxima semana. Me gusta bastante la sensación de estancamiento, de tiempo que se extiende. Te devuelve a la materialidad del mundo. Volviendo al horizonte de mi pequeño mundo de burbujas, mi atención está en la repisa de la ventana, la luz se mueve a través de las cosas y sobre las cosas.

Te estaba leyendo / escuchando en el podcast El Arte No Calla, hablando sobre hacer arte para el movimiento social en Chile, y la importancia del anonimato, de

"acciones sin autoría y sin interés personal que no sea trabajar colectivamente. En este sentido, esta forma de trabajar te despierta. No podemos ocultar que seguimos una lógica muy individualista y neoliberal en nuestro trabajo, y esta nueva situación te forma como artista y te hace trabajar y pensar desde otro lugar, otra perspectiva ".

Trabajar y pensar desde otro lugar.

Ahí es donde estamos, de nuevo, sin ataduras. Pero en cuarentena.

Me pregunto acerca de este proyecto nuestro, si se trata más de aprender unos de otros, solo practicar el lenguaje, tener conversaciones en solidaridad, seguir un poco las obsesiones de los demás, los actos de cuidado ... tal vez el trabajo resultante es una serie de documentaciones de conversación: dibujos, mapas, fragmentos de conversación. También estoy de acuerdo en que el pañuelo es un símbolo realmente fascinante en este momento. Las guerras comerciales por máscaras faciales entre los Estados Unidos y el resto del mundo son realmente salvajes.

https://www.theguardian.com/world/2020/apr/05/market-for-chinese-made-masks-is-a-madhouse-says-broker

https://www.theguardian.com/world/2020/apr/02/global-battle-coronavirus-equipment-masks-tests

Me gustó la escritura de Beradi sobre esperanza y biocontrol. Me gusta cómo se contradice a sí mismo. El futuro está en juego.

"Lo que la voluntad política no pudo hacer podría hacerse mediante el poder mutagénico del virus. Pero este escape debe prepararse imaginando lo posible, ahora que lo impredecible ha desgarrado el lienzo de lo inevitable".

Estoy pensando en las pequeñas evidencias, el lugar donde coexisten la extremidad y la banalidad de esta situación (para la mayoría de nosotros en cuarentena).

Me enviaste ese enlace sobre la situación en Ecuador, donde la gente no puede deshacerse de sus muertos. Pienso en el problema del peso de un cuerpo, cuando un cuerpo se vuelve más pesado, sin flotabilidad, sin aliento, sin ninguna elevación donde la torsión se ha disuelto de la estructura y el peso cae más y más en sí mismo, y en la comunidad incapaz de lidiar con eso. El peso de los cuerpos inmanejables. La presión se vuelve exponencialmente perturbadora. Ciudades enteras caen en un vacío.

He estado pensando en cómo ninguno de nosotros tiene claro cómo proceder. Estaba pensando que si no estuviéramos confundidos, si tuviéramos claridad sobre cómo proceder en este momento, entonces a) probablemente no estaríamos respondiendo a la situación en la que estamos yb) probablemente no estaríamos colaborando realmente, simplemente estaríamos estar repitiendo en algún momento desde otro momento. Me alienta nuestra sensación de estar en terreno inestable. Arundhati Roy escribe que:

"Sea lo que sea, el coronavirus ha arrodillado al poderoso y ha detenido al mundo como nada más ... en medio de esta terrible desesperación, nos ofrece la oportunidad de repensar la máquina del fin del mundo que hemos construido para nosotros mismos. Nada podría ser peor que volver a la normalidad.

Históricamente, las pandemias han obligado a los humanos a romper con el pasado e imaginar su mundo de nuevo. Este no es diferente. Es un portal, una puerta de enlace entre un mundo y el siguiente ".

También siento que el movimiento social en Chile fue un portal de un mundo a otro, con trabajo aún por completar. Pienso en precipicios, estados de borde. El miedo a volver al status quo. El miedo a perder el terreno de nuestro mundo.

Desde el encierro aquí, las chicas han estado muy comprometidas con sus caballos imaginarios, los montan alrededor de la casa, practican saltos en el salón. El caballo de Elena es Prince (amable y confiable), Rosie tiene Speedy (rápido, seguro, asustado de la oscuridad) y Whisper (muy nervioso, muy sensible, pero muy inteligente y bueno para saltar). Me encanta lo responsables que son con todos los pedazos imaginarios: monturas, bridas y riendas. El nivel de detalle. La textura de un mundo dentro de un mundo. Cruzan juntos a través de portales, todo el tiempo, con métodos que a Donna Haraway o Arundhati Roy les encantarían: la capacidad de imaginar nuevos mundos, de apreciar nuestro mundo de múltiples especies.

Bueno, esta carta está aquí sin terminar, el 7 de abril a las 10:38 a.m. Supongo que te lo enviaré ahora antes de que nos veamos.

Un fuerte abrazo.

alys

Querida Alys

Vuelvo a la carta que fue detenida, es posible que haya cosas que ya hemos discutido y que pueden expresarse como redundantes en esta carta, pero me siento decidido a terminarla.

Mi cabeza sigue pensando en nuestro trabajo, hoy, mientras organizaba mi taller, se me ocurrió una idea que me gustaría que evaluaramos. Pensé mucho en la trayectoria, en tiempo real que la gente se mueve y con ellos el virus dentro de ellos, pensé en la ecuación de las personas infectadas por segundo, pero, sobre todo, pensé que lo que tenemos frente a nosotros es Un problema físico, como es evidente.

Es por esta razón que se me ocurre que el ejercicio que proponemos debe ser tocado (con las salvaguardas que el contexto merece), pensé que deberíamos intervenir una imagen, tal vez un mapa del mundo que se pueda plegar -como los trabajos aeropostales de Eugenio Dittborn- para poner en un sobre y enviarlo por correo físico. En este caso no es un solo autor, como lo es con Dittborn, este podría ser un ejercicio en el que algunos artistas confinados en otros lugares del planeta reciben este sobre, que seguramente tendrán que desinfectar y luego agregar una pequeña intervención, girando El ejercicio en un trabajo colectivo que cuenta el tiempo, la dificultad de cruzar las fronteras en este momento.

De alguna manera, también pienso en este trabajo con un poco de rebelión, no podemos dejar que el coronavirus sea el "Todo", esto por cierto, no significa que no nos estamos cuidando, lo que creo es que nosotros tenemos que resistir, porque esto nos está alienando Por ejemplo, si la televisión era mala antes, hoy se ha vuelto desagradable, en una especie de reality show de COVID 19.

Pienso en el panóptico de Michael Foucault, en Byung-Chul Han, y luego vuelvo a Foucault, como la elipse del ADN, como una figura simbólica (para mí) de la historia, la historia se repite pero nunca en el mismo lugar.

Se nos dice que pasamos de una sociedad disciplinaria a una de autocontrol, pero ante nosotros estamos viendo cómo las sociedades del mundo "civilizado" no pueden contener este virus, lo que hace que las sociedades sean más precarias. Hoy nos ponemos el zapato de Han y volvemos a ponernos el zapato viejo, dejado atrás por Foucault, produciendo una nueva lectura de lo que debo, si es posible, porque, me pregunto, cómo nos rendimos ahora, de repente nos convertimos en el delincuente que rompe la cuarentena, el loco que no puede soportar vivir encerrado con 8 u 11 personas en un apartamento de 35 m2 o el paciente que porta el virus y a quien todos queremos aislar ... Apropósito, una persona muy cercana, que es un psicoanalista y que está ayudando a médicos y enfermeras a reducir sus niveles de estrés y miedos, me dijo que uno de los comentarios más recurrentes entre ellos, era que sentían con una marca, como un signo de muerte, que las personas al reconocerlos en su barrios, edificios, etc., escaparon de ellos con gran temor, algunos incluso informaron que viven esto en sus propias casas.

Después del desmantelamiento de los sistemas de salud, en la gran mayoría de los países neoliberales, Estados Unidos, hoy es un caso tristemente ejemplar, vemos cómo este virus se hace cargo de todo, no hay espacio para las personas que tienen otras enfermedades, también terminalmente Aunque, para ser justos, hay que decir que son las consecuencias de una pandemia, pero también sabemos que hoy es el momento en que los casos de covid-19 se cuentan en una especie de carrera para demostrar la gestión de la enfermedad. Sin ir más lejos, en Chile se cuenta a las personas fallecidas dentro de los "casos recuperados", aunque parezca una locura, desde la visión cercana del ministro de salud, Jaime Mañalich, la conclusión práctica es que estas personas ya no son una fuente de contagio .

Debemos resistir a la querida Alys, porque este virus vino a darle un respiro a este gobierno. Creo que la dimensión política del coronavirus es muy poderosa, en Chile es muy evidente porque hoy el gobierno puede decir nuevamente que nadie sale y que todos nos quedamos en casa y reproducimos el discurso.

Ahora nuestro presidente tiene el poder de hacer lo que quiere, es decir, Piñera recupera el poder, tanto es así, que decide ir un viernes, el día en que los manifestantes tomaron Plaza Dignidad para decirle que renuncie, no solo que nuestro presidente Decide ir incluso cuando se hace la llamada para estar en casa, en cuarentena y tomar una foto de sí mismo en el monumento, que, por cierto, está lleno de escritos e insultos en su contra. Pero para mí, más que una estupidez de nuestro presidente, que es claramente, también es una señal de poder. En este acto, Piñera, inconscientemente, nos dice, hoy puedo ir al lugar donde se conocieron, voy y me hago una foto, mientras los tengo a todos asustados en casa.

Bueno, pero volviendo a nuestro trabajo, creo que esta vez en suspensión permite el aburrimiento, como virtud, el aburrimiento es el ave del sueño que incuba el huevo de la experiencia, dice W. Benjamin. Es una ventaja innegable tener tiempo para encontrar nuevos espacios para la creación. Es un error suponer que cuanto más activo, más productivo, mejor eres. Creo que esta pausa que nos hace dar el virus, nos da libertad de contemplación, antes del virus parecía que no había espacios para detener la interrupción, solo había tiempo para que todo se convirtiera en un presente prolongado. De ahí tanta depresión ...

Bueno, vuelvo a nuestra idea, creo que debería tener, como dije al principio, algunas instrucciones como: debe desinfectar el sobre cuando llegue a su destino; Debe tomar una foto del sobre cuando esté en su casa y enviarnos un correo electrónico informándonos que el mapa está en su posesión; realizar una intervención en el mapa considerando que continuará viajando; Una vez que haya terminado de tomar una foto o video y enviarlos a nuestros correos electrónicos, seguramente comenzará con más ideas en el camino.

Abrazos querida Alys

Máximo Corvalán-Pincheira

 
 

15 de abril de 2020

Querido Máx:

Hay algo que me ha estado molestando en las últimas semanas. Me parece alarmante que los médicos hayan subestimado tanto el viaje de un estornudo, lo que podría ser el síntoma más básico. Varias recomendaciones de distanciamiento cambiaron en Nueva Zelanda, influenciadas por esta investigación:

https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2763852

https://thespinoff.co.nz/society/06-04-2020/siouxsie-wiles-toby-morris-should-we-all-be-wearing-face-masks-to-prevent-covid-19-spread/

Con toda la complejidad de la medicina moderna, ¿cómo no se reconoció la distancia de un estornudo durante tanto tiempo? Puedo recordar estornudos que se sintieron como hiperextensiones en forma de cohete entre los gérmenes internos y externos, universos, mucho más allá del estornudo esperado.

Pienso en los mensajes que me envió cuando comenzó el movimiento social en Chile. Recuerdo que escribió: "Esto está subiendo". Describió la atmósfera como "dura" y me advirtió que tuviera cuidado y que vigilara nuestros movimientos. Pienso en las protestas del metro en Santiago que desencadenaron una hiperextensión similar a un cohete desde el compromiso y la aceptación del control estatal hasta el rechazo enunciado y la desobediencia cívica, que en muy poco tiempo anuló el funcionamiento de una ciudad, un país, un continente. Pienso en cómo Arundhati Roy describe el virus como poner al mundo de rodillas.

10 de abril

Es viernes, Viernes Santo en Nueva Zelanda. Hoy te envié una carta análoga física en el apartado de correos de mi vecindario. Pienso que esta carta realiza una especie de medición: en tiempo real informará sobre el momento de la perturbación de la vida cotidiana y el intercambio cotidiano. ¿Cuánto durará esta suspensión de la conectividad del mundo real / analógica?

Lunes 13 abril

Es la tercera semana de cuarentena aquí. Cuando comenzó nuestra cuarentena, Jeffrey y yo realmente pensamos que sería más de cuatro semanas, por tiempo indefinido. Pero parece que podríamos ser liberados de la cuarentena completa en las próximas semanas, potencialmente. Me sigo preguntando cómo nos adaptaríamos a la liberación repentina del bloqueo. En Nueva Zelanda, la mayoría de las personas instantáneamente dejaron de ver a amigos y familiares, dejaron de salir, dejaron de estar cerca. ¿Qué tan fácil será volver al mundo? ¿Cómo todas las personas que denuncian a sus vecinos ante la policía por usar sus automóviles o caminar más allá del vecindario revertirán su entusiasmo por espiar? Es como si todos hubiéramos salido de un acantilado y pronto intentaremos volver a subir. O todos nos hemos unido a un experimento social épico que podría evaporarse repentinamente. Las cosas que siempre fueron normales a lo largo de la historia de la civilización (amistad, contacto, ocio, comer en comunidad) se volvieron prácticamente ilegales de la noche a la mañana y pronto podrían ser legales. El límite de la legalidad no es muy poroso, es rígido, pero los comportamientos morales y éticos son porosos. Es muy extraño estar considerando esta inversión. Al mismo tiempo, creo que pasará mucho tiempo hasta que las cosas se reanuden y podamos socializar nuevamente. Definitivamente estoy trabajando desde casa hasta julio. Pero la sensación de algún tipo de liberación (por pequeña que sea) está latente aquí.

Martes 14 abril

Es martes por la tarde. Acabo de terminar de leer La ceguera de José Saramago. Que libro Fue abrumador, en cierto modo, analizar de forma cruzada las escenas en el asilo con las cuentas de los hospitales de todo el mundo en este momento. Baradi escribe:

El efecto del virus radica en la parálisis relacional que se está propagando.

la crisis proviene del colapso del cuerpo ... La función muy biológica ha entrado en modo pasividad, por razones que no tienen nada que ver con la voluntad consciente y un proyecto político.

La ceguera describe una sociedad que ya no puede organizarse, un mundo sin tiempo o forma predecible. Esa es la precariedad de la pandemia. Hoy, usted y yo estábamos hablando sobre los nuevos y desconocidos tipos de tiempo que COVID 19 ha creado.

Un tiempo de suspensión.

La semana pasada llevaron a mi tía al hospital. Está el momento de la vida que le queda y el momento del encierro moviéndose juntos, y yo soy tan inútil, uno de los millones inútiles. La suspensión de los actos ordinarios de contacto, y el tiempo hasta que podamos abrazarnos de nuevo. Usted y yo hablamos hoy sobre la importancia del tacto y la posibilidad de conectarse a través de cosas materiales. También tocando de alguna manera los bordes cerrados y trabajando más allá de ellos, incluso ahora.

Hay una canción sonando ahora en mi habitación por Bon Iver: se llama Puede que termine pronto

https://www.youtube.com/watch?v=DJ5X8OelEgs

Existe el tiempo de recuperación y el lento movimiento del dolor, que es su propio tiempo por completo.

También está la época del jardín que estás construyendo con Emilio y los nuevos árboles que crecen.

Hablar pronto.

a.

 
 

15 April 2020

6 may 2020

 

Dear Máx,

 

This week we had no new cases of the virus in NZ  for two days in a row. Obviously, this is very good news in terms of the dream of schools returning and life starting again. During the Prime Ministers briefing, when they announced we had no new cases, I just started weeping - somehow the relief, the sense of hope that this situation would change - it was really surprising that sense of how you just create the resilience to be able to manage a situation, but when you release a bit of the constraint all this intensity wells up from the body.

 

The country is in this strange place of still being in lockdown, but lots of parts of life are returning. It was really fun posting the letters for our project out yesterday - sending out these envoys into so many different places.

 

The addresses seemed so distant and the act of buying the postage and sending them out felt so very hopeful.

 

12 May 2020

 

Dear Máx,

 

Well, today NZ is in this very interstitial place.

 

As I write this, I am alone in my house.

 

Jeffrey has the girls at Karen's house and I have no teaching or meetings today.

 

It is the first time I have felt I have had space to myself, and time to myself, for nearly two months.

 

It feels like I can tangibly feel the space, I can taste the quiet, my skin is soaking up a clarity of atmosphere which I'm utterly unaccustomed to. Just this luxurious sense of calm, of peace. It is so so new.    

 

It's been so interesting the difference for people experiencing quarantine with or without children, - those of us that have been missing company and those of us that have been missing quiet.

 

For me every moment of the day the children have been present, and every moment has been drenched with more things to do that I could ever do, and so little space between things. But incredible to watch the children growing literally every minute of every day. Watching life itself in its rhythms. The unbelievable leaps in comprehension that they make.

 

And today, we step into what feels like a new world. In two days time, we come pretty much completely out of lockdown. The borders will magically evaporate, the locks will release, the children will play with their friends, we can see pretty much anyone we want, the shops will all open, we can even travel and have holidays in nz. And breathe in a way that is quite quite new to us. A simultaneous sense of recovery.

 

I guess, for Chile - you also need to feel that when a new constitution is signed, that sense of healing, of a weight of repression lifted.

 

Here, our international borders are still closed,

 

but we are allowed to become fully human again

 

Or do you think in our lockdown existence, we are even more human, in realising the importance of connection and being deprived of it?

 

I'm encouraging my students, who have a series of art projects due between the months of March - May, through this course I run, to think of how the final projects can track something of creativity once we can leave our houses. When I raised this idea with them yesterday they almost couldn't imagine it, it seemed nearly impossible to make a dance with friends and dance it together with them. Although that will be legally allowed in just two days.

 

It feels like now we are a population of birds with our wings temporarily clipped, who are going to have to learn to fly again.

 

And I think at first we are going to stumble. I think there are going to be immense stumbles as the emotion surges through us - the fear still inscribed in our bones, the locks still ghosting the doors, the bubbles still present although suddenly meaningless. Of course the relief and joy will be immense - NZ's experience of COVID-19 has been very tightly and strongly managed by the government so everyone went into very stringent lockdown together, and as a nation we are released together - but I think with that sense of relief we'll also be overcome by just pure emotion from the shock of it all, the sadness of distance, the loss of touch - realising in release the intensity of sadness that such sudden distancing creates and the intensity of healing that needs to be done.

 

We shall see.

 

A hug from here to there,

alys

105979725_305698060811253_62293753158903

Saturday 25 April 2020

Dear Máx,

I thought you might appreciate some native birdsong from my backyard. This bird is the tui. 

a. 

letter to máx 9 June

 

how to hold – the strings are made of salt – what is a circulatory system?  / how does the circulation continue through these interruptions? / when do you give up? / this morning nipan rode his bicycle in bangkok/ with the envelope on its way to katya in berlin, i am wondering if she will put music into it/ music drawn with her hand/ nipan made punctures with a hammer and a tool for cutting perfect circles/ in Antarctica they are making propositions about parallel universes where time travels backwards/ in parallel with us/ in parallel together/ I’m reading about processes of invention as relational matrices - ecological webs

 

how to hold

when the strings are made of salt?

what are the limits

of this circulatory system?

 

we asked nipan to send the envelope to argentina and he wrote back that it’s impossible, the post won’t send there anymore.

 

the borders are opening and closing anew each day/  the accordions of political force and viral sporing hold and release and hold and release and hold and release and   pin us

                        & pin us

                        & pin us to the

                                                affordances of time and place.

                                                                                                            Jeffrey receives a twitter from a guardian journalist who writes of the similarities of police brutality in the US and Chile, down to the men in uniform without identification, unsayable, unreachable, inarticulate, these men who disappear their affiliations/ who make themselves untraceable as they lift their batons/ the ranks are forming/ the ranks are always forming/ forming and falling away/ in Minneapolis they are disbanding their entire police force for a whole other kind of protection that offers protection/ these solutions we couldn’t quite gather the hope to believe in/ through all the inexplicable violence /are also happening

 

when we last spoke you looked so tired/ with your red eyepatch/ an injury made out of renovation

 

if there was some kind of protection to send/

 

but this is such an uneven circulatory system/ it is the size of everything

 

It’s impossible to counter a force the size of everything/

 

so i rest my attention into a series of miniscule resistances the size of envelopes/ and the tiny grains of salt and bacteria in every touch

 
 

Dear Máx,

 

It’s the 16 june 2020 & NZ has just gone 27 days without a new case of COVID. Understandably and rightly, this project has dropped off your radar.

In the world news reports the Americas – North and South are the epicenter.

I can’t imagine what it’s like.

 

Here in NZ we can touch each other again and dwell together again without fear. We have achieved  ‘elimination’. This is nearly taken forgranted now. As I’ve been meeting with friends and students we slip into touch practices without much of a thought. But there is a palpable relief in every touch, as our bodies can support each other again, read weight as we lean into each other, cells softening in this tactile meeting, in recovery. Albert Park (in Māori, Rangipuke)  – which I’m sure you know – the park behind the Auckland City Art Gallery with the amazing trees – is so vibrant that it is overwhelming, after living so quietly at home for so long – the brightness of the flowers and the density of green. There are homeless people sleeping in the hollow parts of trees,  the art spaces are open.

 

 I have made my aunt (who is too unwell to leave her little apartment) many cups of tea, and cleaned many dishes, and each time I nearly take it forgranted, but also  have this intense wash of awareness of how rare it is, right now globally, in the world, to wander with your children into an old folks home without any paranoia or fear, and to give your favourite aunt a hug. 

 

Our countries are poles apart, and it feels so unfair to me. I feel the gap in our conditions – as nations, territories, populations, individuals, families, with a sense of intense bewilderment and profound futility.

 

I’m thinking of you and your family in Barrio Yungay. I’m thinking of Nipan riding his bicycle in Thailand, of the envelopes that haven’t arrived – from me to you, to Oscar in Mexico, Chiara in Italy, Ganzug in Mongolia, Francis in the Canary Islands. These passages suspended somewhere, these connections deferred or lost or delayed. I’m thinking of the envelope that has gone from me, to Richard Orjis, also in Auckland, to Linda Knight in Melbourne, and is on its way to pavle in Sweden. How easy it can be when the system is working, how impossible it is when the system is overwhelmed, and how slight the difference. There are things you can’t imagine across distance and things you can imagine and the gap between is a fog.

 

18 June 2020

 

It’s two days later and here they made a mistake with two people who travelled from London who were allowed to leave their two weeks of isolation early for a funeral (New Zealanders are coming home from overseas in their thousands at the moment), and didn’t test for COVID when they should have, and then tested positive for the virus after travelling the country in a car. And now hundreds of people are at risk and somehow the sense of paranoia and suspension looms again. How easy it can be when the system is working, how impossible when the system is overwhelmed, and how slight the difference. How much we depend on chance operations. How slight the difference between safety and emergency, how we adapt and adapt, again and again, to these forces of bacteria and control, spill and resistance, borders swinging open and shut. People rising and falling and falling and rising and rising and falling.

 

“Death is back at the center of the landscape: the long denied mortality that makes humans alive.”  (Beradi, 2020).

 

I think about buoyancy

 

About care that hasn’t any pull to it, and doesn’t need anything reciprocated

 

So many of us, everywhere,  are trying to conjure a way to protect those we care about, with words, with thoughts, with magical acts, with forces of imagining and projection

 

Is it possible to continue to translate levity and solidarity

When the time for meeting has passed?

 

I’m thinking about tethering and untethering,

Safety and emergency,

 

And unknowing.

 

 

 

29 June 2020

 

It’s a beautiful summery winters Monday in Tāmaki Makaurau, Auckland. Everyone has gone to school and work. I turned on my computer to begin marking exams from my first year students. They finished their course over zoom. At the time of lockdown, my intuition was to untether them from the formal curriculum and instead provide them an architecture of support to find artistic processes in any way they wished.  This could be in filming the steam that rises from a cup of tea as a kind of molecular choreography, or watching their hand being immersed in a tub of water as an experiment in optics and the dimensions of the colour blue – or whatever they wanted.  The feedback has been that this was the right way to go. The students were very happy to have taken this course over lockdown. My relief that I didn’t fail them at this time is pretty overwhelming. Because very often, at the time, I felt like I was failing.  It was hard to carry responsibility for 60 students in a course that is supposed to be about dance making, over zoom. But, kind of amazing, looking back.

 

Anyway. So I go to begin my work and this email comes up from Julie in China, sending images for our map project. I’ve been corresponding with her for awhile – it’s tricky with the surveillance in China – they don’t have WeTransfer, we couldn’t find a way to get a high quality version of the map. And I’ve been feeling this sense of failure not to have participation from China in our project – it seems very important in terms of the geopolitical dimension of the work to keep attempting to make this connection.

 

Anyway, so I was very happy to have her send through this work, to include a Chinese artist in our Exquisite Corpse.

 

It’s been the same with Africa. For weeks I’ve been trying to find an artist  on the African continent who is willing to join the envelope project. And today I will send this envelope to Ruganzu Bruno Tusingwire in Uganda. He is very happy to join our project. He is an artist focussed on ecology and collaboration , a friend of a friend.

 

There is something very exquisite about these small acts of tenderness, generosity and connection. I find it so hopeful to have strangers across the world agreeing to join our project, sending us work,  sending their videos of the envelopes entering the post. 

 

“ What do we need now? Now, in the immediate now, we need a vaccine against the malady, we need protective masks, and we need intensive care equipment. And in the long run we need food, we need affection and pleasure. And a new culture of tenderness, solidarity, and frugality.” (Beradi, 2020).

 

I would add to Beradi, we need to keep our contact alive, in whatever way we can (is the word solidarity enough? I’m not sure).

 

With love,

As always,

 

alys

TusingwireEnvelopeContents.jpg
 
ThinkingaboutPorousContainersEnvelope.jp
Tisingwire%2C%20Uganda%20Envelope_edited